Elogio del libro de papel reflexiona sobre la función de los formatos en la transmisión de los textos. Las palabras posadas en las diversas superficies -libro, revista, periódico, grafitis, publicidad...- reciben de estos formatos un valor que no es despreciable. La igualación de todos los formatos en internet debe contrapesarse con el mantenimiento de las formas reales. La ciencia pertenece a los libros. Leer es ascender al monte de la abstracción desde el valle de la imagen.
Imagen: Vladimir Pustovit, CC

Seguidores

sábado, 1 de noviembre de 2014

crítica en librosensayo.com

*Una reseña de Conchi Sirvent
IMG-20140710-WA0000
Recoge Antonio Barnes (Sevilla, 1967) en este libro “Elogio del libro en papel” que Bill Gates afirmó una vez que “nuestra futura sociedad sin papel será una sociedad sin historia, ya que todo en la red es instantáneo” creo que en este sentido hay muchas personas todavía “revolucionadas” por la Red que piensan o estarían de acuerdo con él. Sin embrago, la lectura de Elogio el libro en papel sumerge al lector en un remanso de paz y serenidad lejos de esta “inmediatez” de la era de Internet.
A pesar de las palabras de Bill Gates creo que todavía la historia del hombre tiene sus posibilidades, como sugiere Barnés, lo que hay que hacer con Internet es “pensar esta revolución y gobernarla”.
Lo que produce la lectura sosegada de un libro en papel no lo produce la lectura en cualquier dispositivo electrónico; cada uno me parece que está para llenar un espacio de ocio y si se quiere de formación de la persona. Creo que no afirmo en vano que igual que hay libros para cada estado emocional en el que nos encontremos hay un formato para cada ocasión. No es lo mismo ir en un metro atestado de gente y querer “leer” un rato, pongamos por caso, que estar delante de un mar inmenso y tener unas horas para “leer”. Probablemente del segundo caso saquemos más pensamientos reflexivos que del primero. Parafraseando el libro, no sólo somos “homo habilis” creadores de destrezas sino también y, al mismo tiempo, somos “homo sapiens”, destinados a pensar, reflexionar, adquirir conocimientos, sacar experiencias…
Un libro es un motivo de gozo para algunas personas, las tapas, las guardas, el tipo de letra, el índice, los capítulos estipulados por el autor y los que yo como lectora voy haciendo con el consabido mensaje de “aquí interrumpí mi lectura”, Barnés nos dice “lo digital iguala lo desigual; el libro especifica lo diverso”. No hay libro igual a otro, no hay lectores iguales aunque leamos el mismo libro.
La idea que uno puede sacar de la lectura de Elogio del libro en papel es tal vez una lucha desmedida entre David –el papel- y Goliat –lo digital- pero sin duda aportan (y no poco) al universo más cercano que tenemos en nosotros mismos, ser más hombres y mujeres “sapiens”


 Aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario