Elogio del libro de papel reflexiona sobre la función de los formatos en la transmisión de los textos. Las palabras posadas en las diversas superficies -libro, revista, periódico, grafitis, publicidad...- reciben de estos formatos un valor que no es despreciable. La igualación de todos los formatos en internet debe contrapesarse con el mantenimiento de las formas reales. La ciencia pertenece a los libros. Leer es ascender al monte de la abstracción desde el valle de la imagen.
Imagen: Vladimir Pustovit, CC

Seguidores

jueves, 30 de abril de 2015

Presentaciones, firmas del libro, charlas y conferencias sobre "Elogio del libro de papel". Dirigirse al autor: Antonio Barnés, al correo revistaslovo@gmail.com

@barnesius11

Comprar AQUÍ.

viernes, 24 de abril de 2015

Internet le dice "casi todo", salvo cómo buscar, filtrar, seleccionar, aceptar o rechazar toda esa información.


Por Umberto Eco
Para LA NACION
¿En el alud de artículos sobre el matonismo en la escuela he leído un episodio que, dentro de la esfera de la violencia, no definiría precisamente al máximo de la impertinencia... pero que se trata, sin embargo, de una impertinencia significativa. Relataba que un estudiante, para provocar a un profesor, le había dicho: "Disculpe, pero en la época de Internet, usted, ¿para qué sirve?"

Larga vida para los dormidos recipientes del saber

El desván de la ilusión


NADIE ACABARÁ NUNCA CON LOS LIBROS

"Textos primero manuscritos y luego impresos, hormiguero de las inteligencias, colmena adonde todas las imaginaciones, doradas abejas, llegan con su miel"

"¿Acaso las películas han matado
a los cuadros? ¿O la televisión al cine?"

"El libro es, como la rueda, una especie de perfección insuperable que las revoluciones tecnológicas anunciadas o temidas no eliminarán"

jueves, 23 de abril de 2015

"toda nueva técnica exige un nuevo lenguaje"

Ahora, cada vez que aparezca una nueva tecnología, intentará demostrar que quebrantará las reglas y los límites que ha encontrado cualquier otra tecnología anterior. Se presentará orgullosamente como única. Como si una nueva tecnología comportara, de manera automática, la capacidad natural, en sus nuevos usuarios, de omitir cualquier proceso de instrucción. Como si llevara dentro de sí un nuevo talento. Como si fuera a barrer todo lo que la precede, transformando al mismo tiempo en rezagados analfabetos a todos los que osaran rechazarla.
He sido testigo de este chantaje toda la vida. En cambio, en la realidad sucede exactamente lo contrario: toda nueva técnica exige un nuevo lenguaje, tanto más difícil si nuestra mente está “formateada” por el uso de lenguajes previos….
La tecnología no es en absoluto una ventaja. Es una exigencia. (Jean-Claude Carrière en Nadie acabará con los libros; pag. 42-43)


martes, 21 de abril de 2015

"IRRUPCIÓN DEL LIBRO DIGITAL FRENTE AL LIBRO DE PAPEL: GUTTENBERG FRENTE A LA ERA DIGITAL"

20 de abril 2015:
MESA REDONDA
"IRRUPCIÓN DEL LIBRO DIGITAL FRENTE AL LIBRO DE PAPEL:
GUTTENBERG FRENTE A LA ERA DIGITAL"

Intervienen: D. Antonio Barnes.
D. Julio Laborda.
D. José M. Martínez Cano.
y D. Juan Bravo.


lunes, 6 de abril de 2015

Gonzalo Pontón: “La gente que sale de la universidad hoy es muy analfabeta”

Diario EL PAIS

El editor observa con indignación la desigualdad y la manipulación de la historia

  • Enviar a LinkedIn7
  • Enviar a Google +20
  • Comentarios34

El editor Gonzalo Pontón, en el balcón de su editorial en Barcelona. / CARLES RIBAS
“Yo quiero editar desde que era niño”. Gonzalo Pontón (Barcelona, 1944) era un adolescente que devoraba libros cuando fue subcontratado por un colega avispado para que corrigiese galeradas. Así empezó todo. Luego estudió idiomas (habla siete) e Historia, se afilió al PSUC, pasó por la cárcel por publicar a Pierre Vilar de tapadillo en Ariel, fundó la editorial Crítica tras la muerte de Franco, conoció a Berlusconi cuando era solo un empresario obsesionado convelinas (luego fue un político y empresario obsesionado con velinas), convenció a Aznar para permitir la publicación de los Cuadernos robados de Azaña devueltos por Carmen Franco y acabó —quién sabe si porque era un clásico en tiempos frívolos— jubilado por Planeta en 2009, nada más cumplir los 65. Tras un respiro de dos años por mandato contractual, fundó Pasado y Presente, una editorial en la que se ha atrincherado para entender el mundo. Y ahí seguirá, editando hasta que se muera.


viernes, 3 de abril de 2015

Elogio del lector




El autor de Lejos de dónde abrirá el jueves el encuentro literario que reunirá en Mar del Plata a destacados escritores argentinos. Anticipamos aquí fragmentos de su discurso inaugural, una parábola del libro desde su origen hasta su destino
Por  | Para LA NACION
Siempre es el lector quien define, mide, asimila o rechaza lo que un libro propone.
Entre otras actividades fundamentales, el lector inventa una persona para el escritor. Quiero decir con esto que el autor de ficción presta a sus criaturas desechos de su experiencia, y los completa con esa clase de imaginación que alimenta el deseo: "esto es lo que hubiese querido que ocurriese, esto es lo que hubiese temido". La memoria ya ha trabajado en silencio, con una técnica parecida a la del montaje cinematográfico, eligiendo qué guardar, qué desechar. En la instancia siguiente, ese suplemento de imaginación que aporta el escritor se apropia de aquel montaje, lo reacomoda a su deseo, lo tergiversa y, sin embargo, esta operación le confiere una verdad, ignorada por el documento y que surge de las entrañas de la ficción, que la ficción descubre? y esto el lector lo percibe inmediatamente. Es el material con el que construirá la persona del escritor. Cuántos novelistas se han topado con lectores que habían percibido su intimidad con una claridad de la que él mismo carecía?


miércoles, 1 de abril de 2015

Eco de "Elogio del papel" de Roberto Casati (Abc 31.03.2015)

CULTURAL / LIBROS

Contra el papanatismo digital

Día 31/03/2015 - 11.20h
TEMAS RELACIONADOS

En defensa del libro en formato tradicional alza su voz Roberto Casati. Su «Elogio del papel» es una obra contra el colonialismo digital

Alegato a favor de la lectura y, sobre todo, del papel. Los nuevos soportes tecnológicos no ofrecen las condiciones necesarias para que esta se lleve a cabo en silencio, concentración y ajena a las múltiples intromisiones introducidas por los aparatos electrónicos.
La estructura del libro en papel es completamente lineal y el lector nunca se pierde. La lectura digital está repleta de emboscadas y hay que elaborar mentalmente un mapa de la misma para no perderse. Si leer significa aislarse, silenciarse para profundizar, los nuevos dispositivos electrónicos no nos ayudan, sobrecargados como están de aplicaciones infinitas y todas ellas entretenidas.

ABC
Cubierta de «Elogio del papel»
También el libro de Roberto Casati es un alegato en favor de una escuela libre de todos aquellos elementos que el alumno ya tiene en la vida cotidiana. Una defensa del profesor presencial frente al profesor digital o virtual. Una defensa del saber y el conocimiento frente a la información. La escuela como un espacio liberado de la tecnología, al menos en las clases. Fuera de ellas se puede -y debe- utilizarse para estar en contacto permanente con los alumnos.