Elogio del libro de papel reflexiona sobre la función de los formatos en la transmisión de los textos. Las palabras posadas en las diversas superficies -libro, revista, periódico, grafitis, publicidad...- reciben de estos formatos un valor que no es despreciable. La igualación de todos los formatos en internet debe contrapesarse con el mantenimiento de las formas reales. La ciencia pertenece a los libros. Leer es ascender al monte de la abstracción desde el valle de la imagen.
Imagen: Vladimir Pustovit, CC

Seguidores

lunes, 21 de diciembre de 2015

Evgeny Morozov: “Los datos son una de las más preciadas mercancías”

El País

En su nuevo libro, ‘La locura del solucionismo tecnológico’ (Clave Intelectual, 2015), el intelectual bielorruso carga contra los peligros de Internet y el discurso tecnoutópico

Evgeny Morozov
El intelectual bielorruso Evgeny Morozov. / EVAN PANTIEL

Hubo un tiempo en que Evgeny Morozov creyó en la revolución digital. Confió en el poder emancipador de la Red, en la abolición de las viejas jerarquías, en la emergencia de un paraíso horizontal más justo, en unas nuevas tecnologías capaces de alumbrar un mundo mejor. Le duró poco la fiebre. Fue a mediados de la década de los años 2000, en los días en que vio cómo los blogs y los mensajes de texto espoleaban la revolución naranja de Ucrania y el ­crowdfunding avivaba la campaña del candidato demócrata norteamericano Howard Dean. Poco tardó en darse cuenta de que las nuevas herramientas tecnológicas también podían ser usadas por los Gobiernos para vigilar, generar propaganda y manipular la conversación en las redes. Fruto de estas reflexiones fue El desengaño de Internet (Destino, 2012), libro en el que se mostraba escéptico sobre la capacidad de las redes de ser instrumento de cambio político. Un escepticismo que se expande en su nuevo libro, La locura del solucionismo ­tecnológico (Clave Intelectual, 2015).

domingo, 20 de diciembre de 2015

Manguel sigue la estela de Borges en la Biblioteca Nacional de Argentina

El País

El escritor es nombrado director del centro, cargo que ejerció su maestro, el autor de ‘El Aleph’


Alberto Manguel en un imagen de 2013 en Francia. / ULF ANDERSEN (GETTY IMAGES)

Una de las personas que más sabe de la historia del libro y de la lectura ha tardado 64 años en ver realizado el sueño que no sabía que tenía: dirigir la Biblioteca Nacional de la República Argentina, una de las más importantes y míticas de Latinoamérica. Él es Alberto Manguel. Será el responsable de impulsar hacia el futuro esa biblioteca de 205 años bajo una pirotecnia de desafíos:
- Convivencia de lo analógico y lo digital: “Ningún progreso puede hacerse por exclusión”.
- Acceso de todo el mundo: “La biblioteca digital es importante para un país tan grande como Argentina donde no todos pueden acercarse al libro físico”.
- Mejorar la comprensión de lectura: “Uno de los problemas de los bibliotecarios es que los nuevos lectores no saben leer competentemente. Por eso hay que insistir en un fomento de la lectura más personal y responsable”.
- Nuevas formas de lenguaje: “Quiero incorporar, por ejemplo, el cómic. No quiero descartar ninguna forma de leer un texto, una narrativa”.
- Red en español: “Fortalecer y crear lazos entre la Biblioteca Nacional de Argentina y otras de América Latina y España para intercambiar experiencias”.

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Las máquinas no pueden con los trabajos "de pensar"

Fuente: El Español

Los aparatos son cada vez más capaces de llevar a cabo tareas humanas, pero en las labores creativas es difícil reemplazar la mano del hombre. 

Fotograma de la película 'Tiempos Modernos', de Chaplin.
Fotograma de la película 'Tiempos Modernos', de Chaplin. Wikipedia

jueves, 3 de diciembre de 2015

El mundo sería una trastienda del infierno si no hubiera libros

para el verdadero bibliófilo (que no se confunde nunca con el falso, el pseudo-bibliófilo, el coleccionador que sólo busca y colecciona por el gusto de atesorar, que en medio de su espléndida biblioteca se parece al eunuco entre las odaliscas de un haren; el mercachifle literario que adquiere para revender y lucrar; el tonto, pues de todo hay, que tiene libros por aparecer discreto); para el bibliófilo auténtico, para el amateur pur-sang, como dicen [p. 407] los franceses, el hallazgo de un libro raro o de un manuscrito curioso es superior a cuantos juguetes y brillantes señuelos se han inventado para entretener y atraer y fascinar las miradas de esa caterva de niños grandes que se agita y afana en este pícaro mundo; el que, dicho sea de paso, sería una trastienda del infierno, si no hubiera libros.

Alfredo Adolfo Camús


jueves, 5 de noviembre de 2015

El libro de papel resiste la avalancha digital

Fuente: El país

Pese a las previsiones, los ‘e-books’ son todavía minoritarios en el mercado editorial, aunque su crecimiento es sostenido


Un hombre revisa volúmenes en una de las tiendas de La Casa del Libro en Madrid, el pasado 24 de octubre. / JULIÁN ROJAS
El almacén en los alrededores de Barcelona del gigante editorialPenguin Random House mueve una media de 1,5 millones de libros de papel cada mes. Amazon, el imperio de las compras por Internet, mantiene en stock cerca de Madrid 583.000 títulos de libros físicos y creciendo. Con estos datos queda claro que el Farenheit 451 que anunciaba la muerte del papel como formato de lectura no se ha producido. Sin embargo, lo contrario, que los e-books hayan pasado a ser irrelevantes y que los lectores de libros digitales vayan a correr la misma suerte, el olvido, que aparatos como los vídeo Beta, es una tesis que los datos tampoco sostienen.

miércoles, 28 de octubre de 2015

Rescatar el arte de la conversación sin pantallas


Se suponía que los smartphones y las tabletas iban a traernos más oportunidades para estar conectados con los demás. Sin embargo, su efecto más visible en las relaciones sociales es que están perjudicando nuestra capacidad para mantener conversaciones valiosas. Así lo explica Sherry Turkle, psicóloga clínica y socióloga del Instituto Tecnológico de Massachusetts, en su libro Reclaiming Conversation: The Power of Talk in a Digital Age.
Los fabricantes de juguetes han encontrado un filón en la inteligencia artificial. La sorpresa de la temporada es la “Hello Barbie” de Mattel, muñeca provista de un algoritmo con 8.000 respuestas posibles para interactuar con las niñas. Las ofertas de otros fabricantes van desde dinosaurios a ositos de peluche que hablan.



“Vivimos un momento robótico”, declara Turkle a The New York Times. “Y no porque hayamos inventado máquinas capaces de amarnos o de preocuparse por nosotros, sino porque estamos dispuestos a creer que lo hacen”.
“Las conexiones digitales nos dan la sensación de estar en compañía sin las exigencias de la amistad”

No somos robots, ni queremos (en Bibliotecas)

En la película futurista Yo, robot (2004) el inspector de policía Spooner llega al despacho del jefe de la compañía USR, dedicada a crear robots que sustituyan a los humanos como fuerza laboral. Tiene que interrogarle porque ha habido un suicidio sospechoso del fundador. Spooner ejerce como los apocalípticos de Umberto Eco, contrario al avance de esta tecnología, mientras Lawrence Robertson, jefe de la empresa, es uno de los integrados que cree con firmeza que el futuro es de las máquinas. La película retrata layo_robot eterna paradoja del progreso tecnológico frente a la dignidad en la supervivencia del ser humano. Ante las suspicacias de Spooner, Robertson defiende la necesidad de la tecnología con el argumento de que al final de un proceso de cambio, por muy brutal que sea, nunca pasa nada –grave quiere decir-. Emplea un ejemplo que ahora sin embargo vemos como actual: las bibliotecas se cerraron cuando Internet se instaló en todos los hogares y nadie protestó…

domingo, 25 de octubre de 2015

La ilusión de Silicon Valley

 Diario El país

Ante el puñado de empresas californianas que están transformando el mundo a su antojo emerge un coro de voces que alerta del lado oscuro de la revolución digital

  25 OCT 2015 



Sede central de Oracle en Silicon Valley, California. / Javier Martín

Silicon Valley, conjunto monótono de centros comerciales, parques empresariales y complejos de comida rápida, no parece un núcleo cultural, y, sin embargo, en eso precisamente se ha convertido. En los últimos 20 años, desde el mismo momento en que la empresa tecnológica estadounidense Netscape comercializó el navegador inventado por el visionario inglés Tim Berners-Lee, el Valle del silicio se ha ocupado de remodelar Estados Unidos y gran parte del mundo a su imagen y semejanza. Ha dado un vuelco a la manera de trabajar de los medios de comunicación, ha cambiado la forma de conversar de las personas y ha reescrito las reglas de realización, venta y valoración de las obras de arte y otros trabajos relacionados con el intelecto.

lunes, 19 de octubre de 2015

Séneca en la era digital

Para Séneca la felicidad radica en la virtud, y para algunos profetas digitales la felicidad radica en acoplarse en cuerpo y alma a una sociedad tecnológica y tecnocrática. Yo creo que Séneca razona mejor.

martes, 13 de octubre de 2015

Mirar el móvil nos convierte en estúpidos. He aquí la prueba


Eric Pickersgill


En 2013, el diccionario Oxford incluyó tres nuevas palabras que dicen mucho de nuestra rutina en el siglo XXI: la primera, selfie, no requiere a estas alturas mucha explicación; la segunda, poshitis, se refiere a la forma un tanto absurda que tenemos de llevar el bolso, posado en el antebrazo aunque pese varios kilos (y aunque los médicos hayan alertado de sus posibles consecuencias); la tercera, phubbing, no ha calado como término en nuestro país, pero sí como práctica: dejamos de relacionarnos físicamente porque lo hacemos con el móvil, y da igual que tengamos a alguien

viernes, 25 de septiembre de 2015

El ordenador en la escuela no hace milagros



La OCDE ha publicado el primer informe exhaustivo sobre la incidencia de las tecnologías en el aprendizaje: 
Students, Computers and Learning. Making the Connection. La principal conclusión es que no existe una relación positiva entre el rendimiento académico y el uso del ordenador u otros dispositivos similares en el aula. A la luz de los datos en las pruebas de lectura y matemáticas según los resultados en PISA 2012, la mejor opción es emplear las tecnologías moderadamente. Con todo, los que las utilizaban con mucha frecuencia obtuvieron aún peores resultados que los que no lo hacían nunca o casi nunca.

Competencias digitales

En cuanto a los ordenadores y el rendimiento se da una curiosa relación: por un lado, parece que la existencia de un alto número de equipos está asociada a buenos resultados en competencia lectora y matemática, tanto evaluadas digitalmente como de forma tradicional. De los 10 primeros lugares en el ranking de lectura, solo en Corea del Sur la ratio de ordenadores-alumnos es inferior a la media de la OCDE.
Sin embargo, cuando nos fijamos en el uso de las computadoras, y no simplemente en su presencia, la relación se invierte: en la mayoría de los países con buenas calificaciones en lectura, el porcentaje de alumnos que dice utilizar el ordenador en clase es inferior a la media de la OCDE. Así ocurre en Shanghái (primera tanto en la evaluación digital como en la tradicional), Singapur, Japón, Estonia o Polonia. Solo en Australia y Hong Kong la proporción de estudiantes que dice emplearlo en clase es mayor que en la media de la OCDE.
Tampoco los datos históricos permiten establecer una relación positiva entre tecnología y resultados. A pesar de que el gasto en dispositivos ha crecido significativamente en los últimos diez años, aquellos países que invirtieron más dinero en equipar tecnológicamente sus colegios apenas mejoraron sus resultados en las pruebas digitales de lectura y matemáticas respecto a ediciones anteriores.

martes, 22 de septiembre de 2015

Juan Manuel de Prada: «La gente volverá al libro de papel»

El autor de «El castillo de diamante» cree que «la lectura no es una forma de ocio, sino una forma de estudio, pero nuestro mundo pretendió vender la lectura como un ocio cultural»

Aunque el V Centenario de Santa Teresa de Jesús le va a venir bien para promocionar «El castillo de diamante», Juan Manuel de Prada (Vizcaya, 1970) tenía este libro en mente desde hacía tiempo. En su construcción le costó bastante meterse en la piel de la gente del siglo XVI, pero el proceso de escritura –siempre a mano– le llevó apenas un año.
¿Qué porcentaje se reparten realidad y ficción en esta novela?
—Yo le diría que es verdad el clima, el sentido de la historia, la visión panorámica sobre las cosas y el conflicto que se entabla entre estas dos mujeres. Y a partir de ahí hay muchas libertades que van desde lo anecdótico hasta otros detalles, pues parece que la princesa de Éboli no era tuerta del todo.

jueves, 27 de agosto de 2015

"Tienden a reemplazarse las relaciones reales con los demás"

A esto se agregan las dinámicas de los medios del mundo digital que, cuando se convierten en omnipresentes, no favorecen el desarrollo de una capacidad de vivir sabiamente, de pensar en profundidad, de amar con generosidad. Los grandes sabios del pasado, en este contexto, correrían el riesgo de apagar su sabiduría en medio del ruido dispersivo de la información. Esto nos exige un esfuerzo para que esos medios se traduzcan en un nuevo desarrollo cultural de la humanidad y no en un deterioro de su riqueza más profunda. La verdadera sabiduría, producto de la reflexión, del diálogo y del encuentro generoso entre las personas, no se consigue con una mera acumulación de datos que termina saturando y obnubilando, en una especie de contaminación mental. Al mismo tiempo, tienden a reemplazarse las relaciones reales con los demás, con todos los desafíos que implican, por un tipo de comunicación mediada por internet. Esto permite seleccionar o eliminar las relaciones según nuestro arbitrio, y así suele generarse un nuevo tipo de emociones artificiales, que tienen que ver más con dispositivos y pantallas que con las personas y la naturaleza. Los medios actuales permiten que nos comuniquemos y que compartamos conocimientos y afectos. Sin embargo, a veces también nos impiden tomar contacto directo con la angustia, con el temblor, con la alegría del otro y con la complejidad de su experiencia personal. Por eso no debería llamar la atención que, junto con la abrumadora oferta de estos productos, se desarrolle una profunda y melancólica insatisfacción en las relaciones interpersonales, o un dañino aislamiento.
Papa Francisco. Encíclica Laudato si, 47.



El rostro humano puede ser la más perfecta manifestación del mundo visible

"Símbolo de la irradiación de la vida espiritual en el ser humano, expresión de sus matices, el rostro humano puede ser, seguramente, la más perfecta manifestación del mundo visible". Juan Eduardo Cirlot, Diccionario de Símbolos, Barcelona, Labor.


sábado, 27 de junio de 2015



Visita guiada por la "Roma de Cervantes"
Cervantes vivió casi un año en Roma, entre septiembre de 1569 y el verano de 1570. Roma fue una bisagra de su biografía, ya que marcó el paso de la vida de estudiante a la de soldado. Estuvo poco tiempo en la ciudad eterna, pero lo suficiente para conocer la urbe y su ambiente. 
En esta visita guiada por Antonio Barnés, profesor de la Universidad de Castilla La Mancha, conoceremos más sobre el paso del genial escritor en la Ciudad Eterna y la huella que dejó en su obra literaria. 

Se ruega confirmación a través del correo electrónico: bibrom@cervantes.es Número máximo de participantes: 25

jueves, 18 de junio de 2015

Umberto Eco: "El gran problema de la escuela es cómo enseñar a filtrar la información de internet"

Escrito por: Publicado en: Tercera cultura
























Umberto Eco tiene más de cincuenta mil libros en las estanterías de su casa de Milán. Uno siente la necesidad de destacar este hecho, dado que ese grado de refinamiento como bibliófilo ilustra bien las opiniones que tiene sobre internet y las redes sociales. Así, frente al revoltijo incontrolable de prejuicios y obsesiones que conlleva la cultura tuitera, el semiólogo y novelista –firme, incluso combativo– defiende dos saludables actitudes: el sentido crítico y el control de la veracidad.
Además de autor de novelas de tanto éxito como El nombre de la rosaEco es un fabuloso descodificador de la cultura contemporánea. Y eso queda de manifiesto tanto en sus ensayos más significativos –pienso en Apocalípticos e integrados y en Lector in fabula– como en su más reciente novela, Número Cero, publicada por Lumen el 9 de abril de este mismo año.



lunes, 1 de junio de 2015

Firma de Elogio del libro de papel en la Feria del Libro de Madrid



Sábado 6 de junio de 2015
De 11.45 a 13.45
Antonio Barnés firmará ejemplares de Elogio del libro de papel en la caseta 286 de la Feria del libro de Madrid (Parque del Retiro).
762 libros vendidos en 2014

Plano de la feria

Cómo llegar

sábado, 30 de mayo de 2015

Perché le università?

Perché le università?

Fino a ieri la società filtrava per noi i contenuti della propria cultura attraverso libri di testo ed enciclopedie; con il web rischiamo di restare sommersi da un eccesso di informazioni, e la differenza fra il silenzio e il troppo rumore può essere davvero minima. Solo le università possono insegnarci come selezionare.

Hasta ayer la sociedad filtraba para nosotros los contenidos de la propia cultura a través de libros de texto y enciclopedias: con la web corremos el riesgo de quedar sumergidos por un exceso de informaciones, y la diferencia entre el silencio y el excesivo ruido puede ser verdaderamente mínima. Solo las universidades pueden enseñarnos cómo seleccionar. 

di Umberto Eco, da www.unibo.it

Il 18 settembre del 1988, 388 rettori provenienti da tutta Europa e oltre, avevano firmato la Magna Charta Universitatum. Da allora, quel testo è divenuto l’essenziale punto di riferimento circa i valori e i principi fondamentali dell’istituzione universitaria.
A dispetto dei mass media, spesso critici nei confronti del ruolo dell’università in un mondo in cui il Web sembra prossimo a soppiantare le vecchie istituzioni di formazione, credo che la funzione delle università sia oggi più che mai rilevante.
Viviamo un momento storico in cui, nonostante l’ormai lunga vita dell’Unione Europea come istituzione, in molti paesi d’Europa qualcuno dubita che la creazione dell’unità economica per mezzo di una moneta unica sia sufficiente a sviluppare e sostenere l’idea di un’identità europea.

lunes, 25 de mayo de 2015

¿Recuerdas cuando leíamos de corrido?

Los efectos de la exposición a Internet y las pantallas en la lectura profunda despierta preocupación entre los científicos

Un martes cualquiera, a las ocho y media de la mañana, el andén del metro de Madrid es una colección de hombres y mujeres con la nuca doblada. Miran las pantallas de sus móviles y leen al ritmo que marcan las yemas de sus dedos que suben y bajan. Esta imagen se repite por las calles de España, en las salas de espera del médico, en las colas de los supermercados. Leemos mucho, a todas horas y a trompicones. El cambio en la forma de leer y procesar la información se ha convertido en una creciente fuente de observación y preocupación entre neurocientíficos y psicólogos, que temen que nuestra capacidad de concentración y de leer en profundidad esté mermando.

martes, 19 de mayo de 2015

A contracorriente: Elogio del papel en el aula

Manuel Area

En esta últimas semanas he estado leyendo el libro, recién publicado en lengua española, de R. Casati Elogio del papel que lleva por subtítulo Contra el colonialismo digital. En el mismo, este autor nos alerta de que la “tecnología del libro impreso en papel” no sólo ofrece contenidos o informaciones de lectura, sino que también es un formato de experiencia cultural distinto de la lectura de ese texto en pantalla. Por ello, según este autor, no es lo mismo leer en papel que consumir dicha obra digitalmente. Es un libro interesante porque nos ofrece una mirada divergente (y a contracorriente) del actual discurso dominante que aplaude acríticamente la presencia totalizadora de la tecnología digital en nuestras vidas.



A medida que lo leía fue inevitable pensar sobre la omnipresencia de las tecnologías digitales y la lenta desaparición de los libros de papel que se anuncia a medio plazo para la experiencia escolar. Los beneficios de las TIC en la educación prometen ser muchos y están siendo publicitandos desde numerosos sectores. La moda del tiempo actual es afirmar y defender la inevitable presencia de los bits en la enseñanza y el aprendizaje. Pero, ¿cómo educadores debemos apoyar y justificar pedagógicamente este proceso de fagocitación de lo digital sobre el papel? Tengo mis dudas, o al menos, adopto una visión crítica ante el tsunami tecnológico que llega a las escuelas arrasando con la cultura impresa.

sábado, 16 de mayo de 2015

Superficiales, de Nicholas Carr

p.32: Nietzsche: "Nuestros útiles de escritura participan en la formación de nuestros pensamientos".


Las herramientas de la mente

Toda tecnología es expresión de la voluntad humana. Con nuestras herramientas buscamos ampliar nuestro poder y control sobre nuestra circunstancia—sobre la naturaleza, sobre el tiempo y la distancia, sobre el prójimo—. Nuestras tecnologías se pueden dividir, a grandes rasgos, en cuatro categorías, según su forma de complementar o ampliar nuestras capacidades innatas. Un primer conjunto, que abarca el arado, la aguja de zurcir y el avión de combate, aumenta nuestra fuerza y resistencia físicas, nuestra destreza y nuestra capacidad de recuperación. Un segundo grupo, que incluye el microscopio, el amplificador y el contador geiger, extiende el alcance o la sensibilidad de nuestros sentidos. Un tercer grupo, que abarca tecnologías como el embalse hidráulico, la píldora anticonceptiva y la planta de maíz genéticamente modificada, nos permite remodelar la naturaleza para servir mejor a nuestras necesidades o deseos.



El mapa y el reloj pertenecen a la cuarta categoría, la que podríamos llamar, por usar un término utilizado en sentido ligeramente diferente por el antropólogo Jack Coody y el sociólogo Daniel Bell, «tecnologías intelectuales». Estas incluyen todas las herramientas que utilizamos para ampliar o apoyar nuestra capacidad mental: para encontrar y clasificar la información, para formular y articular ideas, para compartir métodos y conocimientos, para tomar medidas y realizar cálculos, para ampliar la capacidad de nuestra memoria. La máquina de escribir es una tecnología intelectual. Lo mismo ocurre con el ábaco y la regla de cálculo, el sextante y el globo terráqueo, el libro y el periódico, la escuela y la biblioteca, la computadora e Internet. Aunque el uso de cualquier tipo de herramienta puede influir en nuestros pensamientos y perspectivas—el arado cambió la perspectiva del agricultor, el microscopio abrió nuevos mundos a la exploración mental de los científicos—, nuestras tecnologías intelectuales ejercen el poder más grande y duradero sobre qué y cómo pensamos. Son nuestras herramientas más íntimas, las que utilizamos para la auto expresión, para dar forma a la identidad personal y pública, para cultivar nuestras relaciones con los demás.

sábado, 2 de mayo de 2015

Markus Dohle: “El libro de papel seguirá vivo dentro de 100 años”

El responsable de uno de los grupos editoriales más potentes del mundo es optimista con respecto al futuro del libro y la convivencia de los formatos analógico y digital

 Madrid 2 MAY 2015 - El País




  • Markus Dohle, consejero delegado de Penguin Random House, esta semana en Madrid /GORKA LEJARCEGI (EL PAÍS)
    Markus Dohle, alemán, de 45 años, es uno de los editores más poderosos del mundo. Está desde 2013 al frente de Penguin Random House, el grupo editorial que hace un año compró Alfaguara y las restantes editoriales generales de Santillana (Grupo Prisa). Esa adquisición le dio una importante presencia en la lengua española, en América y en España. Su grupo es el primero en Latinoamérica (incluido Brasil) y el segundo en España, después de Planeta. Y es el primero en todo el mundo donde está representado.

    jueves, 30 de abril de 2015

    Presentaciones, firmas del libro, charlas y conferencias sobre "Elogio del libro de papel". Dirigirse al autor: Antonio Barnés, al correo revistaslovo@gmail.com

    @barnesius11

    Comprar AQUÍ.

    viernes, 24 de abril de 2015

    Internet le dice "casi todo", salvo cómo buscar, filtrar, seleccionar, aceptar o rechazar toda esa información.


    Por Umberto Eco
    Para LA NACION
    ¿En el alud de artículos sobre el matonismo en la escuela he leído un episodio que, dentro de la esfera de la violencia, no definiría precisamente al máximo de la impertinencia... pero que se trata, sin embargo, de una impertinencia significativa. Relataba que un estudiante, para provocar a un profesor, le había dicho: "Disculpe, pero en la época de Internet, usted, ¿para qué sirve?"

    Larga vida para los dormidos recipientes del saber

    El desván de la ilusión


    NADIE ACABARÁ NUNCA CON LOS LIBROS

    "Textos primero manuscritos y luego impresos, hormiguero de las inteligencias, colmena adonde todas las imaginaciones, doradas abejas, llegan con su miel"

    "¿Acaso las películas han matado
    a los cuadros? ¿O la televisión al cine?"

    "El libro es, como la rueda, una especie de perfección insuperable que las revoluciones tecnológicas anunciadas o temidas no eliminarán"

    jueves, 23 de abril de 2015

    "toda nueva técnica exige un nuevo lenguaje"

    Ahora, cada vez que aparezca una nueva tecnología, intentará demostrar que quebrantará las reglas y los límites que ha encontrado cualquier otra tecnología anterior. Se presentará orgullosamente como única. Como si una nueva tecnología comportara, de manera automática, la capacidad natural, en sus nuevos usuarios, de omitir cualquier proceso de instrucción. Como si llevara dentro de sí un nuevo talento. Como si fuera a barrer todo lo que la precede, transformando al mismo tiempo en rezagados analfabetos a todos los que osaran rechazarla.
    He sido testigo de este chantaje toda la vida. En cambio, en la realidad sucede exactamente lo contrario: toda nueva técnica exige un nuevo lenguaje, tanto más difícil si nuestra mente está “formateada” por el uso de lenguajes previos….
    La tecnología no es en absoluto una ventaja. Es una exigencia. (Jean-Claude Carrière en Nadie acabará con los libros; pag. 42-43)