Elogio del libro de papel reflexiona sobre la función de los formatos en la transmisión de los textos. Las palabras posadas en las diversas superficies -libro, revista, periódico, grafitis, publicidad...- reciben de estos formatos un valor que no es despreciable. La igualación de todos los formatos en internet debe contrapesarse con el mantenimiento de las formas reales. La ciencia pertenece a los libros. Leer es ascender al monte de la abstracción desde el valle de la imagen.
Imagen: Vladimir Pustovit, CC

Seguidores

miércoles, 26 de marzo de 2014

La Tribuna de Albacete

Aquí.

Antonio Barnés: «El formato informa del valor del contenido»

A. Díaz - miércoles, 26 de marzo de 2014
Antonio Barnés, profesor de Humanidades de la UCLM, ha publicado el ensayo "Elogio del libro de papel", una reflexión sobre la transmisión de los textos
El profesor de la Facultad de Humanidades de Albacete Antonio Barnés ha publicado el ensayo Elogio del libro de papel. El autor comentó a La Tribuna de Albacete distintos aspectos de interés sobre esta obra en la que reflexiona sobre la función de los distintos formatos en la transmisión de los textos.
¿Era necesario un libro como éste?
Llevo varios años dando clases en distintas Facultades y una cosa bastante común que he ido observando es la dificultad de los alumnos para entender lo que leen y distinguir los distintos tipos de texto. Por ejemplo, una alumna para un trabajo incluyó una definición de belleza que había extraído de un chat. Creo que una definición de belleza se puede buscar en muchos autores o filósofos. También me parece que los alumnos en clase muchas veces están dispersos y eso antes no ocurría. Todo se debe a que hay superávit de imagen, a través de internet, y un déficit de lectura, en libros. El formato nos informa, en cambio en internet, esos formatos se diluyen. He escrito el libro por lo que veo en el aula.
¿Una palabra vale más que mil imágenes?
Creo que sí. Sí decimos que el ejemplo tiene más valor que el discurso, en eso estoy de acuerdo, pero en el plano más antropológico, filosófico, realmente son las palabras las que generan imágenes. No se trata de imagen sí o no, son ámbitos distintos y el problema surge cuando se desprestigia la palabra escrita en beneficio de la imagen, eso es un error y no olvidemos que la ciencia es palabra escrita, son libros. Sacar los libros de los colegios, como se está haciendo en muchos sitios, para quedarnos en internet, en mi opinión es un error.
Más información, edición impresa.

Antonio Barnés. Arturo Pérez

viernes, 21 de marzo de 2014

En la Aforismática de Jesús G. Maestro


Aquí.

Lo digital iguala lo desigual, y el libro 

especifica lo diverso.

Estudiantes confundidos y dispersos que inventan lo que leen

En mis clases en la universidad compruebo que los estudiantes tienen dificultades para distinguir entre tipos de textos. En el mundo real los textos poseen un formato que ayuda a diferenciarlos: libros, periódicos, revistas, papeles anónimos, publicidad, grafitis, etc. Pero internet sitúa todo a un mismo nivel, haciendo más difícil distinguir una cosa de otra. En el ámbito escolar, en cualquiera de sus niveles, es importante distinguir los diversos tipos de textos, pues la escuela trabaja para separar la leyenda urbana de la ciencia. ¿En las escuelas debe haber internet? Sí. Pero también los niños y adolescentes deben estar rodeados de textos en sus formatos originales. El libro de papel debe ser el protagonista de las escuelas, de los institutos, de las universidades. Lo digital iguala lo desigual; el libro especifica lo diverso.

En la universidad se ve a los estudiantes divertidos, es decir, vueltos a un lado y a otro, dispersos, distraídos. Poseen un superavit de imágenes y un déficit de letra impresa. Internet es el ámbito de la diversión; el libro es el ámbito de la concentración. La ciencia precisa concentración. Sin concentración no hay ciencia, sin libro no hay ciencia. La concentración de los libros debe compaginarse con la distensión y diversión de las imágenes. Pero si todo es diversión y distensión, no hay conocimiento ni aprendizaje. Sin el esfuerzo de la lectura no hay ciencia. Leer es ascender al monte de la abstracción desde el valle de la imagen.

Los alumnos están más acostumbrados a leerse a ellos mismos que los textos, es decir, decodifican las palabras, pero no entienden bien su significado. Les falta hábito lector, hábito de buscar en el diccionario lo que no entienden, poseen poco léxico. Están saturados de imágenes en movimiento. Por eso en clase miran de un lado a otro y cuchichean. Leen pocos libros, navegan mucho por internet. El principal objetivo de la educación, en culquier nivel, es aprender a leer. No puede haber una democracia real si los ciudadanos viven ensimismados, si son incapaces de leer a los otros y al mundo. No es la mónada de Leibniz el ideal de la sociedad democrática, sino el ser social aristotélico, el ser dialógico platónico.



miércoles, 19 de marzo de 2014

Un profesor de la UCLM elogia al libro de papel a través de un ensayo

  • Miércoles, 19 Marzo 2014

El profesor de la Facultad de Humanidades de Albacete Antonio Barnés ha publicado el ensayo: "Elogio del libro de papel", en el que el autor reflexiona sobre la función de los formatos en la transmisión de los textos. La obra, de 104 páginas, cuenta con una edición impresa y otra digital.
Antonio Barnés defiende el pensamiento de que la ciencia pertenece a los libros. "Las palabras posadas en las diversas superficies como: el libro, revista, periódico, grafitis o publicidad, entre otros, reciben de estos formatos un valor que no es despreciable", y añade que igualar todos estos formatos en Internet debe contrapesarse con el mantenimiento de las formas reales.
"Leer es ascender al monte de la abstracción desde el valle de la imagen",-afirma.
Antonio Barnés es doctor en Filología y autor del libro: Yo he leído en Virgilio, la Tradición clásica en el Quijote, por el que obtuvo el III Premio Internacional Miguel de Cervantes.
Además es autor de diversos estudios de literatura comparada, y ha dirigido el certamen literario hispano-árabe Paso del Estrecho, según ha informado la Universidad de Castilla-La Mancha en nota de prensa.

Un profesor de la UCLM elogia al libro de papel a través de un ensayo

La obra es una reflexión sobre la función de los formatos en la transmisión de los textos

El profesor de la Facultad de Humanidades de Albacete Antonio Barnés ha publicado el ensayo: Elogio del libro de papel, en el que el autor reflexiona sobre la función de los formatos en la transmisión de los textos. La obra, de 104 páginas, cuenta con una edición impresa y otra digital.

Antonio Barnés defiende el pensamiento de que la ciencia pertenece a los libros. “Las palabras posadas en las diversas superficies como: el libro, revista, periódico, grafitis o publicidad, entre otros, reciben de estos formatos un valor que no es despreciable”, y añade que igualar todos estos formatos en Internet debe contrapesarse con el mantenimiento de las formas reales. “Leer es ascender al monte de la abstracción desde el valle de la imagen”,-afirma.

Antonio Barnés es doctor en Filología y autor del libro: Yo he leído en Virgilio, la Tradición clásica en el Quijote, por el que obtuvo el III Premio Internacional Miguel de Cervantes. Además es autor de diversos estudios de literatura comparada, y ha dirigido el certamen literario hispano-árabe Paso del Estrecho.

Gabinete de Comunicación UCLM. Albacete, 19 de marzo de 2013

Aquí


domingo, 9 de marzo de 2014

Thamus y Toth

"Pero todo este programa entusiasmante sería imposible ¾como antes apuntaba¾ sin la reflexión. Hay un profundo pasaje del Fedro de Platón, en el que Sócrates narra a Fedro una historia que él había escuchado de los antiguos, que sabían lo que era verdadero. Al rey egipcio Thamus vino a verle una vez Toth, el “padre de las letras” y “dios del tiempo”, que había inventado el arte de escribir y se lo había enseñado al rey. Y le decía: “Este conocimiento, oh rey, hará a los egipcios más sabios y dignos de ser recordados, pues se ha inventado como un fármaco de la memoria y de la sabiduría”. Pero el rey, no sólo no se dejó impresionar, sino que pensó que pasaría precisamente lo contrario: “Porque, al descuidar la memoria, es olvido lo que producirá en el alma de quienes lo aprendan, porque, fiándose de lo escrito, llegarán al recuerdo desde fuera, a través de caracteres ajenos, no desde dentro, desde ellos mismos y por sí mismos. No es pues un fármaco de la memoria lo que has hallado, sino un simple recordatorio. Apariencia de sabiduría es lo que proporcionas a tus alumnos, no verdad. Porque habiendo oído muchas cosas sin aprenderlas, parecerán que tienen muchos conocimientos, siendo, al contrario, en la mayoría de los casos, totalmente ignorantes, y difíciles de tratar, porque han acabado por convertirse en sabios aparentes en lugar de ser sabios de verdad”.

Pensemos en la televisión, internet, las nuevas tecnologías,  que lo invaden todo y hacen de cualquiera un sabio porque tiene a mano inmediatamente todos los textos sobre un tema, sobre un término,…  pero sin haber penetrado a fondo en el pensamiento de todo eso. Platón no rechaza la escritura como tal ¾lo mismo que nosotros tampoco rechazamos las nuevas posibilidades de la información¾ , sino que nos hace una seria advertencia (en el siglo IV) atestiguada a diario: quedarse en los medios y perder de vista la realidad a la que sólo llegaremos aprendiendo a discurrir. "
Leoncio Carmona



jueves, 6 de marzo de 2014

Elogio del libro de papel no se enfrenta al libro digital

Es una reflexión sobre el libro en general y el libro de papel en particular en la era de internet.


No contrapongo el libro de papel al libro digital, sino más bien resalto la especificidad del artilugio "libro"...

lunes, 3 de marzo de 2014

El profesor y el libro de papel han de ser los protagonistas de cualquier escuela: infantil, primaria, media y universitaria




Ya en la calle


Portada de Elogio del libro de papel

ISBN:
978-84-321-4368-7
CÓDIGO:
120268
FORMATO:
12,0X19,0 cms.
104 págs.
Rústica
Ver en Google


Antonio Barnés Vázquez
El papiro, el pergamino y la imprenta han acelerado el curso de la historia, extendiendo capilarmente el acceso a la lectura y a la cultura. En la actualidad, Internet permite a cualquier usuario disponer de varias bibliotecas de Alejandría en la palma de la mano. Sin embargo, las nuevas máquinas y su almacenamiento casi ilimitado no debe hacernos olvidar que la acumulación de conocimientos no constituye la sabiduría.
Antonio Barnés (Sevilla, 1967) es doctor en Filología y profesor universitario. Su libro «Yo he leído en Virgilio», la Tradición clásica en el Quijote  obtuvo el III Premio Internacional «Miguel de Cervantes». Es autor de diversos estudios de literatura comparada, y ha dirigido el certamen literario hispano-árabe Paso del Estrecho.