Elogio del libro de papel reflexiona sobre la función de los formatos en la transmisión de los textos. Las palabras posadas en las diversas superficies -libro, revista, periódico, grafitis, publicidad...- reciben de estos formatos un valor que no es despreciable. La igualación de todos los formatos en internet debe contrapesarse con el mantenimiento de las formas reales. La ciencia pertenece a los libros. Leer es ascender al monte de la abstracción desde el valle de la imagen.
Imagen: Vladimir Pustovit, CC

Seguidores

sábado, 30 de mayo de 2015

Perché le università?

Perché le università?

Fino a ieri la società filtrava per noi i contenuti della propria cultura attraverso libri di testo ed enciclopedie; con il web rischiamo di restare sommersi da un eccesso di informazioni, e la differenza fra il silenzio e il troppo rumore può essere davvero minima. Solo le università possono insegnarci come selezionare.

Hasta ayer la sociedad filtraba para nosotros los contenidos de la propia cultura a través de libros de texto y enciclopedias: con la web corremos el riesgo de quedar sumergidos por un exceso de informaciones, y la diferencia entre el silencio y el excesivo ruido puede ser verdaderamente mínima. Solo las universidades pueden enseñarnos cómo seleccionar. 

di Umberto Eco, da www.unibo.it

Il 18 settembre del 1988, 388 rettori provenienti da tutta Europa e oltre, avevano firmato la Magna Charta Universitatum. Da allora, quel testo è divenuto l’essenziale punto di riferimento circa i valori e i principi fondamentali dell’istituzione universitaria.
A dispetto dei mass media, spesso critici nei confronti del ruolo dell’università in un mondo in cui il Web sembra prossimo a soppiantare le vecchie istituzioni di formazione, credo che la funzione delle università sia oggi più che mai rilevante.
Viviamo un momento storico in cui, nonostante l’ormai lunga vita dell’Unione Europea come istituzione, in molti paesi d’Europa qualcuno dubita che la creazione dell’unità economica per mezzo di una moneta unica sia sufficiente a sviluppare e sostenere l’idea di un’identità europea.

lunes, 25 de mayo de 2015

¿Recuerdas cuando leíamos de corrido?

Los efectos de la exposición a Internet y las pantallas en la lectura profunda despierta preocupación entre los científicos

Un martes cualquiera, a las ocho y media de la mañana, el andén del metro de Madrid es una colección de hombres y mujeres con la nuca doblada. Miran las pantallas de sus móviles y leen al ritmo que marcan las yemas de sus dedos que suben y bajan. Esta imagen se repite por las calles de España, en las salas de espera del médico, en las colas de los supermercados. Leemos mucho, a todas horas y a trompicones. El cambio en la forma de leer y procesar la información se ha convertido en una creciente fuente de observación y preocupación entre neurocientíficos y psicólogos, que temen que nuestra capacidad de concentración y de leer en profundidad esté mermando.

martes, 19 de mayo de 2015

A contracorriente: Elogio del papel en el aula

Manuel Area

En esta últimas semanas he estado leyendo el libro, recién publicado en lengua española, de R. Casati Elogio del papel que lleva por subtítulo Contra el colonialismo digital. En el mismo, este autor nos alerta de que la “tecnología del libro impreso en papel” no sólo ofrece contenidos o informaciones de lectura, sino que también es un formato de experiencia cultural distinto de la lectura de ese texto en pantalla. Por ello, según este autor, no es lo mismo leer en papel que consumir dicha obra digitalmente. Es un libro interesante porque nos ofrece una mirada divergente (y a contracorriente) del actual discurso dominante que aplaude acríticamente la presencia totalizadora de la tecnología digital en nuestras vidas.



A medida que lo leía fue inevitable pensar sobre la omnipresencia de las tecnologías digitales y la lenta desaparición de los libros de papel que se anuncia a medio plazo para la experiencia escolar. Los beneficios de las TIC en la educación prometen ser muchos y están siendo publicitandos desde numerosos sectores. La moda del tiempo actual es afirmar y defender la inevitable presencia de los bits en la enseñanza y el aprendizaje. Pero, ¿cómo educadores debemos apoyar y justificar pedagógicamente este proceso de fagocitación de lo digital sobre el papel? Tengo mis dudas, o al menos, adopto una visión crítica ante el tsunami tecnológico que llega a las escuelas arrasando con la cultura impresa.

sábado, 16 de mayo de 2015

Superficiales, de Nicholas Carr

p.32: Nietzsche: "Nuestros útiles de escritura participan en la formación de nuestros pensamientos".


Las herramientas de la mente

Toda tecnología es expresión de la voluntad humana. Con nuestras herramientas buscamos ampliar nuestro poder y control sobre nuestra circunstancia—sobre la naturaleza, sobre el tiempo y la distancia, sobre el prójimo—. Nuestras tecnologías se pueden dividir, a grandes rasgos, en cuatro categorías, según su forma de complementar o ampliar nuestras capacidades innatas. Un primer conjunto, que abarca el arado, la aguja de zurcir y el avión de combate, aumenta nuestra fuerza y resistencia físicas, nuestra destreza y nuestra capacidad de recuperación. Un segundo grupo, que incluye el microscopio, el amplificador y el contador geiger, extiende el alcance o la sensibilidad de nuestros sentidos. Un tercer grupo, que abarca tecnologías como el embalse hidráulico, la píldora anticonceptiva y la planta de maíz genéticamente modificada, nos permite remodelar la naturaleza para servir mejor a nuestras necesidades o deseos.



El mapa y el reloj pertenecen a la cuarta categoría, la que podríamos llamar, por usar un término utilizado en sentido ligeramente diferente por el antropólogo Jack Coody y el sociólogo Daniel Bell, «tecnologías intelectuales». Estas incluyen todas las herramientas que utilizamos para ampliar o apoyar nuestra capacidad mental: para encontrar y clasificar la información, para formular y articular ideas, para compartir métodos y conocimientos, para tomar medidas y realizar cálculos, para ampliar la capacidad de nuestra memoria. La máquina de escribir es una tecnología intelectual. Lo mismo ocurre con el ábaco y la regla de cálculo, el sextante y el globo terráqueo, el libro y el periódico, la escuela y la biblioteca, la computadora e Internet. Aunque el uso de cualquier tipo de herramienta puede influir en nuestros pensamientos y perspectivas—el arado cambió la perspectiva del agricultor, el microscopio abrió nuevos mundos a la exploración mental de los científicos—, nuestras tecnologías intelectuales ejercen el poder más grande y duradero sobre qué y cómo pensamos. Son nuestras herramientas más íntimas, las que utilizamos para la auto expresión, para dar forma a la identidad personal y pública, para cultivar nuestras relaciones con los demás.

sábado, 2 de mayo de 2015

Markus Dohle: “El libro de papel seguirá vivo dentro de 100 años”

El responsable de uno de los grupos editoriales más potentes del mundo es optimista con respecto al futuro del libro y la convivencia de los formatos analógico y digital

 Madrid 2 MAY 2015 - El País




  • Markus Dohle, consejero delegado de Penguin Random House, esta semana en Madrid /GORKA LEJARCEGI (EL PAÍS)
    Markus Dohle, alemán, de 45 años, es uno de los editores más poderosos del mundo. Está desde 2013 al frente de Penguin Random House, el grupo editorial que hace un año compró Alfaguara y las restantes editoriales generales de Santillana (Grupo Prisa). Esa adquisición le dio una importante presencia en la lengua española, en América y en España. Su grupo es el primero en Latinoamérica (incluido Brasil) y el segundo en España, después de Planeta. Y es el primero en todo el mundo donde está representado.